1/04/2012 ~
  | 1 ☆ |


Dudamos del pasado, ignoramos qué rumbo tomar en el presente y tememos el futuro.
Y ahora yo me pregunto, ¿cuántas veces nos sentimos en esta vida perdidos? Por desgracia, muchas más de las que conocemos el camino. Es tan grande el mundo en el que vivimos y nosotros, en muchas ocasiones como tontos, en lugar de apartar del camino todos los obstáculos que intentan impedirnos el paso y quitarnos de los ojos la venda que nos ciega, para así poder continuar nuestro camino, nos bloqueamos, preferimos no dar un paso hacia delante temiendo cometer un error. Y cuando caminamos, lo hacemos siempre despacio, temiendo elegir el camino incorrecto, ése en el que deberíamos ver la señal de “prohibido el paso” pero que por nuestras dudas y nuestro miedo a equivocarnos se encuentra tapada.
Son muchas las decisiones que tenemos que tomar en esta vida, muchos los pasos que tenemos que recorrer y siempre solos, sin la ayuda de nadie. Nos encontramos tan perdidos…Deseamos que en el momento de tomar una decisión importante se nos muestre el camino correcto con grandes y brillantes luces de neón o con migas de pan que alguien, no importa quién, haya arrojado en él, en forma de señal, como Hansel y Gretel hicieron en el cuento. Si embargo, esto nunca ocurre, y, sin poderlo evitar, nos equivocamos.
Cuando esto sucede, soñamos con poder meternos en una máquina del tiempo en la que, con tan solo pulsar un botón, podamos volver hacia atrás, justo antes de tomar la mala decisión que provocó nuestro error. Pero luego despertamos y descubrimos que esto es la realidad; no existen máquinas del tiempo, no se puede volver atrás. Nuestro error forma parte ya de nosotros y tenemos que vivir el resto de nuestros días con él.
Ay…estamos tan perdidos…desconocemos tantas cosas e ignoramos tantas otras…
Sí, estamos tan perdidos…pero a lo mejor esto no es tan malo. ¿Y si siempre conociéramos el rumbo a seguir?¿Y si nunca dudáramos porque siempre supiéramos qué decisión es la mejor o, peor aún, porque nunca tuviéramos que tomar decisiones? ¿Y si nunca cometiéramos errores? Ay… ¿Y si nunca estuviéramos perdidos? Y ahora yo me pregunto, ¿Acaso no sería la vida un poco aburrida? ¿Acaso no seríamos simples máquinas y actuaríamos como simples robots?
No creo que sea algo malo estar perdido, como seres humanos que somos. Lo malo sería no estarlo. Que nos perdamos significa que intentamos avanzar, que probamos cosas nuevas con la intención de que nuestra vida vaya a mejor. No, definitivamente perderse no puede ser malo. Es bueno perderse, pues para encontrar la salida, primero uno debe haberse perdido buscándola y es bueno equivocarse, pues para lograr algo, primero uno debe haber cometido errores hasta encontrar el resultado perfecto.
Lo que debemos hacer, por tanto, es caminar por la vida con prudencia, intentando tomar las mejores decisiones, pero también sin miedo a equivocarnos y cuando lo hagamos, tan solo debemos después, reconocer, aceptar y asumir nuestros errores.
No hay que olvidar que cada uno de nosotros nos formamos a partir de las decisiones que tomamos, de los errores que cometemos y, en general, de cada una de las cosas que hacemos.
¿Estamos perdidos? Menos mal...
1 comentarios:
Blogger Laura ha dicho...

Buena reflexión, que razón, me parece una manera genial de ver la manera positivo a algo que tantos problemas y agobios supone, cuando me encuentre perdida volveré a leer esta entrada, porque me ha servido de mucho, me gustan los ejemplos que has puesto, y como ya he dicho la razón que tienes.
Me ha gustado! <3
Un beesazo siguee asi!

1 de abril de 2012, 13:16  

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar un comentario. No importa que sea corto o largo; cada uno de ellos es especial para mí y me saca más de una sonrisa ♥

Por favor, nada de spam.


Escrito por Kira ღ  
(Un 1.4.12)